martes, 19 de septiembre de 2017

Reseña: "El escandaloso matrimonio de lady Isabella", de Jennifer Ashley

 La locura de lord Ian Mackenzie | El escandaloso matrimonio de lady Isabella | Los pecados de lord Cameron | La esposa perfecta del duque | La seducción de Elliot MacBride | La rendición de Daniel Mackenzie


Lady Isabella Scranton escandalizó a la sociedad londinense la noche de su baile de presentación al fugarse con el atractivo sinvergüenza lord Mac Mackenzie. Tras varios años de turbulento matrimonio, volvió a escandalizar a todo el mundo, en esta ocasión abandonándole.
Casi cuatro años después Mac se ha reformado, convirtiéndose en un hombre todavía más carismático que antes, cuya única meta es recuperar a su esposa; traerla de vuelta a su vida, a su casa... y a su cama. Y está dispuesto a comportarse como el intachable caballero que no es, si de esa manera lo consigue.
Pero un peligro les acecha. Aparece en sus vidas un hombre muy parecido físicamente a Mac, capaz de imitar el peculiar estilo de sus pinturas, que quiere suplantarle en todos los aspectos de su vida y pretende incluso arrebatarle a Isabella. Ese canalla va a poner en peligro su prestigio, su fortuna e incluso su vida...



Dicen que los antiguos escoceses no llevaban nada debajo de sus kilt. Esto significa que llevaban las castañas al aire, en libertad profunda, sin más nada que sus propias pieles. A veces me pregunto si no se les congelarían en invierno, pero supongo que estaban hechos de una pasta muy distinta a los hombres actuales (sin ofender la hombría de los machos de pelo en pecho de hoy día).

El caso es que, mientras leía El escandaloso matrimonio de Lady Isabella, me preguntaba esta cuestión. Curiosamente, esta duda se me aclaró en cierto punto del libro. Y no, no os voy a decir si llevan o no algo los escoceses pelirrojos Mackenzie bajo los kilts porque así os animáis y leéis los libros (sí, soy maléfica).

Lady Isabella lleva separada de Mac Mackenzie (el tercero de los Mackenzie) desde hace tres años y medio. El living la vida loca del chaval y sus empinamientos con la botella de alcohol hicieron que Isabella terminara dejándolo. Obvio. 

Desde entonces, cada vez que se ven, intentan ignorarse todo lo posible. Ella acude a fiestas y eventos, y él sigue inmerso en su carrera como artista, pintando ciudades europeas y mujeres desnudas (lo típico, vamos). Hasta que Isabella ve un cuadro firmado por Mac Mackenzie que debería ser un original del maromo, pero no, no lo es. Con todas las fuerzas del mundo, Isabella se anima a ir a casa de su marido para alertarle. Ese primer paso es suficiente para él para intentar recuperar a su esposa. Está dispuesto a demostrarle lo mucho que ha cambiado y lo reformado que está, pero ella es muy reticente (con razón) y le costará bastante convencerla...

Isabella es un personaje que ya en La locura de lord Ian Mackenzie (reseña aquí) ya me gustó mucho. Es una mujer que ama con todo su corazón a su marido, pero no se fía de él (y no hablo del sentido amoroso en plan cuernos, sino en el historial fiestero que tiene), además de que está siempre dispuesta a ayudar (recordemos con qué hospitalidad trata a Beth en el primer libro). La pobre fue repudiada por su familia por fugarse y casarse el mismo día de su presentación en sociedad con el tercero de los Mackenzie.


Mac es un seductor de cabo a rabo (sobre todo de lo último, jo jo jo *chiste fácil*). Está muy enamorado de su esposa, y así se lo demuestra en cada página del libro, pero el chico tiene el historial manchado de acciones no muy buenas, y esto hace que su historia con Isabella sea complicada. Sin embargo, me ha parecido un tío de honor y muy íntegro que, pese a estar tres añitos y medio sin su mujer, no le es infiel. De los cuatro Mackenzie resulta ser el más graciosillo. Sí, es ese tipo de hombre que suele recrearse en el humor para seducir a una mujer (ésto, personalmente, me encanta).

No hay nada como las adversidades para saber quién se preocupa por ti en realidad.

Aunque en este segundo libro la trama se me ha hecho un poco más monótona que con el primero, El escandaloso matrimonio de lady Isabella tiene sus partes de tensión y su pequeño suspense para averiguar quién es el que está suplantando al gran Mac Mackenzie. El romance ocupa prácticamente cada página, y no os voy a engañar, tiene alguna que otra escena de sexo (como buena novela romántica histórica "erótica").

La narración es en tercera persona, por lo que es fácil conocer qué piensan todos los personajes, en especial los protagonistas.

Jennifer Ashley se está convirtiendo en una de las favoritas de este blog. Algún día tengo que hacer Top Ten de escritoras de la romántica, porque saldrá una lista que seguro os viene de perlas a los amantes de este género.

En este libro volvemos a ver a los hermanos Mackenzie, en especial a Ian y a su mujer, Beth (pareja que me encanta). El resto de secundarios son volátiles, aunque sí que tenemos una primera impresión (bastante positiva) de Ainsley Douglas, la que será la prota del siguiente libro junto con Cam, Los pecados de lord Cameron.

En general, es un libro muy entretenido, con momentos muy pasionales los cuales he disfrutado un montón, y con dos protagonistas preciosos. El hecho de que hayan escoceses buenorros en la historia es un plus añadido.

Y vosotros, cuquinos ¿habéis leído el libro? ¿Lo conocíais?

¡Contadme!

Ailina Shebelle

lunes, 11 de septiembre de 2017

Reseña: "Kyland", de Mia Sheridan


Tenleigh Falyn debe luchar cada día para sobrevivir en el humilde pueblo minero de Dennville, Kentucky, en los montes Apalaches, donde vive con su hermana y su madre, quien padece una enfermedad mental. Su sueño es ganar la beca para la universidad que otorga la dirección de la mina de Dennville cada año a un estudiante de la localidad. Tenleigh sabe que esa es su única oportunidad para escapar de una vida de pobreza y escasez de oportunidades. Kyland Barrett también vive en el pueblo, y siempre ha trabajado sin descanso para no morir de hambre. Se ha centrado en el objetivo de ganar la beca de la mina para salir del lugar en el que tanto dolor ha sufrido desde que era un niño. Ambos están decididos a no mantener ninguna relación entre ellos, pero aunque se resisten con todas sus fuerzas, acaban enamorándose. ¿Qué ocurrirá ahora? Solo uno puede triunfar. Solo uno podrá marcharse. ¿Qué le pasará al que quede atrás? Esta es una historia de esperanza y sacrificio, de dolor y perdón, pero también de un amor profundo y eterno a pesar de las adversidades.


Bueno, bueno, bueno. 

BUENO.

Ya sabéis mi amor incondicional por Mia Sheridan (y si no lo sabíais, ya lo sabéis), por lo que no era de extrañar que leyera el tercero que se publica de esta artistaza: Kyland.

He tenido sentimientos encontrados con este libro. Os llamará la atención la puntuación que le he puesto, pero... mejor sigamos y después os explico.

La sinopsis es bastante clara con respecto a la trama: Kyland y Tenleigh son dos jóvenes que no viven precisamente entre rosas. Mientras él vive en la pobreza absoluta desde que perdió a su hermano y a su padre en un accidente en la mina (quedándose solísimo con su madre), ella vive en una caravana con su hermana y su madre (que no anda muy allá), en las mismas circunstancias que Kyland. Ambos tienen una meta en común: la beca que la mina da cada año al alumno más sobresaliente. El problema viene cuando empiezan a tratarse... y se enamoran. 

Con Tenleigh he empatizado muchísimo. Me ha gustado su manera de luchar, de aplicarse, incluso su forma de amar a Kyland, sin importanle nada más que su bienestar por encima del propio. Es inteligente y responsable, desde sus estudios hasta con su madre, cuya enfermedad mental les trae de cabeza (nunca mejor dicho) a ella y a su hermana, Marlo.

Kyland ha sido...ni siquiera hay palabras. Cuando piensas que no puede existir hombre más bueno y generoso aparece él. Pese a estar en la misma miseria que Tenleigh es capaz de dar todo y más a quien le rodea. Puede parecer un chico pasota, pero el interior de Kyland es oro puro.

Ni qué decir que me ME ENCANTA que ambos personajes cumplan año el 2 de mayo (sí, el mismo día que yo, OMG).

"Mitad agonía, mitad esperanza.
Mitad dolor, mitad éxtasis.
Mitad pena, mitad alegría.
Mitad mi cáida, mitad mi salvación".

Con respecto a los secundarios destaco a Sam, el dentista del pueblo, que es otra joya de hombre y del cual me hubiera gustado conocer más, y a Marlo, hermana mayor de Tenleigh, que es la típica chica perdida que trabaja a destajo y que se junta con el primer hombre guapo que se le arrima. Tiene al pobre Sam loco, pero ufff... leed, de verdad, leed el libro porque es genial verlos juntos.

La pluma de Mia Sheridan sigue siendo perfecta. Sus historias siempre llegan al corazón, de eso no hay duda, porque nadie las cuenta como ella. Leer Kyland es imaginarme los montes Apalaches, respirar la lavanda y sentir esa plenitud que solo la naturaleza te brinda. Menudo espectáculo ha sido esta novela.

Solo tengo una pega, y odio decirlo pero es lo que más me ha desencantado y por lo que la puntuación es tan baja... y es la trama. Los personajes lo pasan mal, de eso no hay duda, todo es muy jodido para ellos, y ver quién recibe la beca y quien no te acaba sorprendiendo pero me ha faltado acción, chicha, suspense, llámalo equis. Ver que de repente llegaba el epílogo sin sentir ese vértigo por el "¿¿qué pasará, Dios mío??" me ha dejado muy planchada.

¿Lo habría hecho de otro modo para que el lector tuviera el factor sorpresa? . Siempre digo que las comparaciones son odiosas, y joder, siempre lo digo, pero recuerdo la última parte de La voz de Archer (reseña aquí) en la que casi me da un infarto (aquello fue... bestial, en serio), y ver que aquí todo se soluciona en un plis plas sin acción... (*se va a llorar al rincón*).

¿Recomiendo leer Kyland pese a eso? SÍ, POR SUPUESTO. Porque la historia es preciosa, la ambientación de película y los personajes maravillosos.

En conclusión, pese al tema del final, Kyland es una historia de superación y amor que los amantes de la romántica en general, amantes de Sheridan en particular, disfrutaréis mucho. El tema de la falta de suspense es un punto muy importante, y espero que el próximo de la autora no me decepcione en ese aspecto.

Eso sí, ¡dadle una oportunidad!

Besazos, cuquinos.

martes, 5 de septiembre de 2017

Reseña: "La locura de lord Ian Mackenzie", de Jennifer Ashley

 La locura de lord Ian Mackenzie | El escandaloso matrimonio de lady Isabella | Los pecados de lord Cameron | La esposa perfecta del duque | La seducción de Elliot MacBride | La rendición de Daniel Mackenzie

1881. Los cuatro hermanos Mackenzie son ricos, poderosos, peligrosos, excéntricos y… escoceses. Los escándalos y rumores que les envuelven, las habladurías sobre sus amantes y sus oscuros apetitos, tienen alborotado a todo el país. Cualquier dama sabe que si es vista con uno ellos perderá la reputación de inmediato.

El menor, lord Ian, es conocido como el Loco Mackenzie porque ha pasado gran parte de su vida recluido por su tiránico padre en un sanatorio mental. Sin embargo, eso no impide que sea un hombre fuerte y atractivo con una gran inclinación por las tazas de porcelana de la dinastía Ming y las mujeres hermosas.

Beth Ackerley es una joven viuda que acaba de heredar una gran fortuna tras una infancia desafortunada y un breve, pero feliz, matrimonio. Ahora, Beth ha decidido que no quiere más sobresaltos; sólo desea vivir en paz, viajar, ayudar a los desfavorecidos y recordar con cariño a su fallecido esposo.

Pero entonces, lord Ian Mackenzie irrumpe como un vendaval en su vida y decide que tiene que ser suya… 


Lord Ian Mackenzie está loco. O eso piensan. Supongo que ser ásperger en una época como el siglo diecinueve no ayudaba mucho... Es súmamente inteligente, y aunque no se le da nada bien el comportamiento social, tiene una pasión: las tazas. Es un friki, vaya. De hecho, todo comienza con una. 

El señor Lyndon Mather es tan guapo como materialista, y está dispuesto a obtener una buena suma del lord por la venta de una de sus tazas. Está tan obsesionado con las riquezas, los Mackenzie y las relaciones con la alta sociedad, que no para hasta presentarle a su prometida, Beth Ackerley

Ian no está muy seguro de advertir a la señor Ackerley sobre su prometido, pero una vez la conoce decide que es hora de actuar.

Los Mackenzie son famosos por todos los escándalos a los que están unidos, por lo que Beth no sabe si confiar en él. Además, está el inspector Fellows, que a su vez, no para de advertirla sobre el loco Mackenzie.

Lo sé. Me ha dado por leer libros románticos de época, pero es que uff... tienen una esencia de la cual carecen los actuales. 

Ian Mackenzie es el menor de los cuatro hermanos y un hombre metódico, inteligente. Es capaz de recordar cada palabra de una conversación, incluso de aquellas en las que parece estar en otro mundo. Sus años en el sanatorio fueron los peores de su vida, víctima de los típicos "tratamientos" que los médicos de la época utilizaban con los desdichados enfermos.

Me ha gustado su evolución. Es la primera vez que leo un libro cuyo protagonista es ásperger, y me ha parecido súmamente interesante. Sobre todo, porque la autora es muy hábil a la hora de ponerse en su lugar y deducir de qué forma actuaría. 

Ian nunca mira a los ojos de las personas, prefiere centrarse en otras partes del cuerpo como el pelo, las mejillas o, directamente, mirar a otra parte mientras habla con la persona en cuestión. Pese a ello, y pese a que está seguro de no poder amar, Beth será su puerta hacia el mundo, pues con ella podrá aprender a confiar y, lo más importante, a amar.

   -Te dije que no podría enamorarme -dijo él-. Pero tú ya lo has hecho.
A ella se le aceleró el corazón.
   -¿Lo he hecho?
   -De tu marido.
 Todo el mundo quería hablar de Thomas Ackerley.
   -Es cierto. Le amé muchísimo.
   -¿Cómo es esa sensación? -Sus palabras fueron un murmullo tan quedo que ella apenas pudo escucharlas-. Dime lo que se siente cuando se ama, Beth. Quiero entenderlo.

Resulta que el protagonista me ha enamorado. Pero eso ya es costumbre. Sabéis que los protagonistas masculinos suelen gustarme y llevarme de cabeza, y éste no se queda atrás. El loco Mackenzie os volverá locas, para qué decir más, porque detrás de todo lo que parece hay un hombre con ganas de entender el mundo y de ser partícipe de él.


Beth me ha caído muy bien, es perfecta para él. La pobre tiene un comienzo lleno de trompicones, porque después de heredar la fortuna de la señora Barrington, una anciana que la acogió cuando se quedó viuda, le llueven las ofertas matrimoniales. Al final, y alertada por Ian, romperá su compromiso, pero aunque desea pasar su vida tranquila, dedicada a ella misma, se verá obligada a estar cerca de él. ¿Pero quién no querría? 

Es súper curiosa, lo que le da juego al libro, porque gracias a ello iremos descubriendo la verdad sobre el caso de asesinato que el inspector Fellows tiene entre manos y en el que no duda en meter a los Mackenzie como culpables. 

Esto en particular le da el toque de misterio a la historia, en el que te encuentras haciendo conjeturas y pensando en quién es el verdadero culpable.

La forma de escribir de Jennifer Ashley (¿os dáis cuenta de que solo leo a mujeres? Os aseguro que no es premeditado) me ha encantado. Su talento para mantenerte pegada al libro con la incertidumbre de los asesinatos mezclado con el romance entre los protagonistas es innegable. Estoy deseando leer el resto de libros dedicados a los otros tres hermanos Mackenzie.

   -Lo recuerdo todo una y otra vez, como una melodía que no se interrumpe. -Beth le acarició la frente con suavidad, sus dedos duros bajo los de ella. Él la abrazó-. Cuando estás conmigo se detiene. Es como cuando sostengo una taza Ming; la toco, la acaricio y me olvido de todo. Nada importa. Contigo me ocurre lo mismo. Por eso te traje aquí, para que estés conmigo. Donde puedes conseguir que... todo... se interrumpa.

Los secundarios tienen un peso importante en la trama. Desde Curry, el ayudante de cámara de Ian, pasando por los hermanos Mackenzie, Hart, Cam y Mac, hasta Isabella (la mujer de Mac, cuyo matrimonio no se lleva especialmente bien y tengo muchísimas ganas de verlos juntos) y Katie, la ayudante de Beth. Incluso Fellows me ha caído en gracia. 

¿Lo que más me ha gustado del libro? El romance, las bromas de Beth, que tan raras le resultan a Ian, y el misterio.

En resumen, es un libro ágil, perfecto para esta época del año. Si te gusta el romance con toques eróticos y buenorros escoceses, mezclado con un poco de misterio e intriga, este es vuestro libro.

¡A mí, sin duda, me ha encantado!

¿Y vosotros, lo habéis leído?

¡Un beso, cuquinos!

Ailina Shebelle

miércoles, 30 de agosto de 2017

Entrevista a Scarlett van Veen

¡Hola mis cuquinos!

Como prometí, empezamos la temporada con una entrevista. Y no una cualquiera. 

Scarlett van Veen se puso en contacto conmigo hace ya unos meses. Como bien sabéis, me gusta colaborar con escritores que autopublican sus obras. Es importante hacerles un hueco en nuestras estanterías, porque muchos esconden un gran talento, y Scarlett es una de ellos.

Pese a que me ofreció leer Rebel high, una de sus últimas novelas, yo me decanté por La rueda del destino: un paso hacia el amor (cuya reseña podéis leer aquí), ¡y qué gran elección!

Actualmente está entre las favoritas del Concurso indie de Amazon, y espero que logre ganar porque la historia lo merece.

Conocedora de lo dificil que es el mundo de la escritura, Scarlett trabaja a tope en sus obras, desde maquetación hasta corrección, ¡y todo sola! Y es que el mundo de la autopublicación no es tan fácil, cuquinos míos. Por ello, personas como ella se merecen la oportunidad de ser conocidos.

¡No os perdáis esta entrevista! Pero antes... os dejo unas palabras de la autora, que correcponden a la intro de su libro La rueda del destino y que quiere haceros llegar también desde el blog:

En mi adolescencia, sufrí un accidente de tráfico que, debido a una lesión medular, me dejó postrada en una silla de ruedas. Muchos de los hechos que suceden en este libro están basados en mis propias experiencias: sangre, sudor, lágrimas, risas y amor; no todo es negativo. Cosas que, aunque os parezcan inverosímiles, en mi mundo de discapacitada no son ficción. Por supuesto, todo está contado desde otra perspectiva y entrelazado en una historia diferente.
Me gustaría que entendieseis que, cuando a una persona le sucede una tragedia como a mí me ocurrió, las reacciones, las decisiones y la forma de ver la vida cambian, ¡Y mucho! Sobre todo siendo tan joven.
Al principio y en mi caso, pensaba que se trataba de un mal sueño y me negaba a creerlo, me volví más radical, testaruda y solitaria. Esto último porque me sentía un estorbo entre la sociedad y evitaba molestar a los demás. Siempre intentaba hacer ver a los que me rodeaban que no los necesitaba y, esperando a despertar de mi pesadilla, continuaba desaprovechando mi juventud, pero haciendo lo que creía beneficioso para mi futuro; aunque por dentro me estuviera muriendo de ganas de llorar o de gritar. Me incomodaba mucho que me miraran, que me hablaran como si fuera estúpida: me sentía extraña, dolida, un bicho raro, pero me negaba a demostrarlo en público. 
¿Hoy en día? He aprendido que la vida son dos días y que no se puede estar esperando a doña Milagros y, mientras tanto, perderse cosas importantes. Hay que disfrutar de cada momento y pasar de los comentarios malintencionados, que son muchos. Cuando me miran pienso: ¡Joder! ¡Hoy debo de estar buenísima! Y sigo a lo mío. Aunque he de admitir que continuo igual de testaruda; creo que eso es culpa de la herencia italiana que corre por mis venas. 
La rueda del destino es mi opera prima; un libro que, en un principio creé solo para mí, pero que, con el tiempo, parece haber ido despertando la curiosidad de muchísima gente. Por ello, me decidí a arreglarla y a compartirla con el mundo. Os cuento todo esto para que podáis entender la historia mejor y no os resulten extrañan algunas reacciones de la protagonista, que, al igual que yo, es un bicho, raro.
Os advierto que si esperáis leer acerca de traumas y enfermedades, este no es el libro que buscáis. La rueda del destino es puro romance con pinceladas de acción y humor, engendradas sobre un lienzo de fantasía. Vosotros mismos tendréis que adivinar qué partes dentro de la historia son verdad y qué partes ficción. Yo siempre digo que quien quiera leer acerca de la cruda realidad que lea el periódico; yo prefiero inventar y crear. Sin embargo, os puedo asegurar una cosa: si os contara la verdad oculta entre estas páginas, os quedarías a cuadros.
Sin más preámbulos, quiero dedicar este libro a todas aquellas personas a quienes la diosa Fortuna ha sido tan gentil de daros una patada en vuestro precioso culo. Aunque tengo que reconocer que, gracias a esta dama, soy la mujer que ha conseguido hacer muchas cosas en esta vida: pilotar aviones, bucear con tiburones, viajar por medio mundo… ¡Vamos, lo normal! 
Os aconsejo que, si os ocurre algo malo en el camino, no perdáis el tiempo con lamentos. ¡Pegadle una buena hostia a esa zorra de diosa y seguid disfrutando del día a día!
Como no, también se lo dedico con mucho amor a mi marido, mi Hunter personal; el timón que guía mi destino.
28 /agosto/2017

♥ Entrevista a Scarlett van Veen ♥

"Creer en los sueños no significa sentarse a esperar que ocurra; cuanto más trabajes por conseguirlo antes lo lograrás"

AILINA: Yo siempre digo que los sueños se cumplen mezclando ciertos ingredientes en la vida. También creo que cada uno tiene su propia mezcla, ¿cuál es esa mezcla para que Scarlett van Veen cumpla sus sueños?

SCARLETT: La constancia, así a palo seco. Creer en los sueños no significa sentarse a esperar que ocurra; cuanto más trabajes por conseguirlo antes lo lograrás.

AILINA: Tu libro La rueda del destino: un paso hacia el amor está entre los favoritos en el Concurso indie de Amazon, ¿qué destacas de esta historia?

SCARLETT: Diría que es diferente, ya que está escrita con conocimiento de causa.

AILINA: ¿Te basaste en alguien para crear a Hunter? *Suspiros*

SCARLETT: En mi marido; él es muy Hunter. Siempre está dándome ánimos y diciéndome algunas de las cosas que Hunter le dice a Kyla. No preguntes cuales

AILINA: Si echamos un vistazo a tus novelas Snake eyes y Snake eyes 2, (incluyendo La rueda) veremos que el mundo militar está muy presente, ¿es por algo en especial?

SCARLETT: Sólo creo que ser Navy Seal es una buena excusa para estar cachas sin ser un muñequito de gimnasio que sólo mira por su imagen. Jejeje. Además, tuve un novio militar. 

"El romance corre por mis venas"


AILINA: ¿Qué nos encontramos en Snake eyes y Snake eyes 2?

SCARLETT: En Snake eyes 1 encontrareis mucho de mi personalidad: cañera, peleona e infatigable. Es un romance al que le he añadido un poco de salsa picante. Snake eyes 2 está en proceso, pero te diré: supervivencia, sexo y mucha acción.

AILINA: Eres escritora de romántica pero, ¿eres lectora de este género?

SCARLETT: Por supuesto. El romance corre por mis venas

AILINA: ¿Qué hace Scarlett cuando no está escribiendo?

SCARLETT: La respuesta sería qué no hace Scarlett cuando no está escribiendo. Como culo de mal asiento que soy…. Nado, hago mucho ejercicio, aprendo algún programa nuevo, voy al circuito y quemo ruedas, trabajo, aprendo idiomas… ¡Uff! Necesito un clon.

AILINA: ¿Cuándo empezaste a escribir?

SCARLETT: Empecé hace un par de años, cuando no encontraba nada para leer que me llamase la atención.

AILINA: Si pudieras pedirle tres deseos a un genio, ¿qué pedirías?

SCARLETT: Si te los dijese no se cumplirían , pero como el destino hace lo que quiere… Me gustaría dedicarme sólo a la escritura, volver atrás en el tiempo sabiendo lo que sé y, como no, cualquiera que lea o haya leído La rueda del destino sabrá mi tercer deseo.

AILINA: Momento salseo: ¿estás enamorada?

SCARLETT: ¡Siempre!

"Siempre digo que un indie es un grano de arena en el desierto. La gente pasa de la arena, hay mucha, demasiada. Los lectores tienden a buscar la confortable sombra que encuentran en los Oasis, es más fácil que cruzar el desierto."

AILINA: Volviendo a tus libros, ¿qué nos cuentas de Rebel high? ¿Qué te llevó a escribir esta novela?

SCARLETT: Tal vez las ganas de haber hecho cosas y el deseo de aventuras que, por desgracia, a mis dieciséis no pude experimentar.

AILINA: De todos tus personajes, ¿cuál crees que se parece más a ti? Y lo más importante, ¿por qué?

SCARLETT: Yo diría que todos los personajes tienen algo de mí, hasta los masculinos. Pero destacaría a la teniente Brooke Daniels (Snake eyes). Si yo no hubiese tenido un accidente, estoy segura de que hubiese sido piloto de caza. Soy igual de terca y constante que ella y me encanta la velocidad; como ella, soy una auténtica adicta a la adrenalina. Por otro lado, Kyla (La rueda del destino) es muy especial para mí. Somos almas gemelas. Estar sentada en una silla de ruedas siendo un puro nervio es muy difícil y creo que ambas lo llevamos bastante bien.

AILINA: Hace poquito creaste un grupo en Facebook muy interesante llamado The book squad. Cuéntales a mis cuquinos de qué trata y cuál es su finalidad.

SCARLETT: Intento que los escritores muestren, comenten y promocionen sus obras dejando atrás las envidias. Y que los lectores puedan encontrar joyas que leer entre los indies.

AILINA: Pregunta obligada y seguro que ya te la han hecho, ¿crees que los lectores dan más oportunidades a escritores con renombre o que están tras una editorial, que a los autopublicados?

SCARLETT: Siempre digo que un indie es un grano de arena en el desierto. La gente pasa de la arena, hay mucha, demasiada. Los lectores tienden a buscar la confortable sombra que encuentran en los Oasis, es más fácil que cruzar el desierto. ¿No te parece? Pero os diré que los tesoros no se encuentran si no cavas. A cada palada que das tienes más posibilidades de encontrar algo valioso.

AILINA: ¿Qué tiene que hacer un escritor indie para alcanzar el éxito?

SCARLETT: No lo sé, pero te lo diré cuando lo alcance jajaja.

AILINA: ¿Qué proyectos literarios tienes entre manos?

SCARLETT: Tengo tres libros en mente, pero ahora mismo estoy con Snake eyes, los ojos de la selva. Me apetece cruzar una selva y pasar románticas aventuras.

AILINA: Por último, Scarlett: dale un consejo a los escritores que, como tú, luchan por su sueño día a día.

SCARLETT: Creo que ya lo he dicho, constancia. No dejes que una mala reseña o comentario te desmoralice. Pelea por lo que deseas y no hagas caso a las malas lenguas, que hay muchas.

AILINA: Muchísimas gracias por hacer un hueco para esta entrevista, ¡espero que tengas mucho éxito en tus proyectos!

SCARLETT: Mil gracias a ti por tu tiempo y por tus interesantes preguntas y a todos tus cuquinos, porque sin vosotros las letras no tendrían sentido.

                   ➤ Si queréis saber más sobre Scarlett van Veen podéis entrar en su página web oficial pinchando aquí.

¡Gracias por leer, cuquinos! Se os quiere.

martes, 29 de agosto de 2017

Volver, ¡por fin!

Bueno, bueno, mis amores ¡ya he vuelto! Ayer hubiera querido hacer esta entrada pero no pude, y ya que ahora tengo un ratito he dedicido sentarme para escribiros y contaros un poco cómo han ido mis vacaciones (YA SE HAN TERMINADO, DIOS POR QUÉ. Bah, no es para tanto).


Como pudísteis leer, tenía buenos planes para estos días de relax. Mi intención era leer, escribir, vaguear y disfrutar (resumen express). Sin embargo, y contra todo pronóstico (MENTIRA, sabía que pasaría) ni he leído, ni he escrito (bueno, sí, un mísero capítulo) y de vaguear y disfrutar... bueno, de lo primero sí, para qué engañaros, pero de lo último... No sé...

Ha sido un verano raro, por decirlo de alguna forma. Lo único emocionante es que, de un día para otro, decidí irme unos días a Granada, (y ni siquiera eso salió como esperaba).

Tenía ganas de volver a la rutina. Eso del síndrome post vacacional no lo he experimentado y no parece que vaya a hacerlo. De hecho, si había algo que necesitara más que nada era volver a casa y seguir con el día a día normal.

Os prometí que hablaría de la historia que tengo entre manos, pero he avanzado tan poco y hay tanto que quisiera mejorar que no sé si vale la pena... Aun así, os aseguro que a partir de hoy me pongo con ella a tope, porque (GRACIAS AL CIELO Y A TODOS LOS DIOSES) ya tengo mi rinconcito íntimo y personal para concentrarme.

Por supuesto, no me olvido de las lecturas. Echaré un vistazo a mi lista de pendientes para ver cuál escojo, aunque creo que lo tengo más o menos claro.

Con respecto al blog, he hecho algunos cambios. Para empezar, la cabecera. Es TAN cuqui y TAN perfecta para el blog que creo que he dado en el blanco. Más que nada porque quería que tuviera un toque romántico, ya que mis lecturas son básicamente de ese género. Lo de Love stories es un añadido que me ha parecido especial. Me gusta, ¿y a vosotros?

También he cambiado los colores (sabéis que soy muy dada a cambiarlos de vez en cuando), así como el fondo de las pestañas principales del menú, que con el color gris clarito y las letras blancas se quedan chachis. No son grandes cambios, pero son suficientes para que mi necesidad de ver algo nuevo por aquí esté cubierta.


Tengo intención de hacer un planning de entradas para que no sea tan monótono todo en plan "reseña, reseña y reseña". Pronto os diré en qué consistirá, aunque adelanto que quiero abrir esta temporada con alguna entrevista (que la sección la tengo abandonadísima).

¡Y de momento esto es todo, cuquinos! Ahora mismo me pongo a organizarme.

Mil besitos. Sed buenos y leed mucho.


Postdata: no sé si lo sabéis, pero el primer libro que escribí ("En Algún Lugar de tu Mente", se llama) está GRATIS en amazon, en versión digital. Hago el momento spam porque nunca os hablo de él y desde el día 27 de agosto lo tengo en promoción. En teoría ayer terminaba la oferta, pero parece que sigue (soy una NEGADA para amazon, en serio). Así que, si os apetece, ya sabéis. Éste es.

Love .

martes, 8 de agosto de 2017

Vacaciones de verano

¡Hola mis cuquinos!

Bueno, aquí estoy para despedirme (pero no para siempre). Me voy de vacaciones, por lo que estaré un par de semanas muy desconectada del blog. Seguiré pululando por las redes sociales, eso sí, y leeré un montón. De hecho, en estos días quiero cargarme el Kindle para no quedarme sin suministros literarios.

Volveré con las pilas cargadas y con alguna que otra idea para el blog


¿Qué voy a hacer estas vacaciones?

Mi intención es centrarme un poquito más en la novela que estoy escribiendo, por lo que espero tener noticias frescas a la vuelta sobre ella.
Como pasaré un par de semanas en la playa intentaré ir algún día a la biblioteca. Posiblemente pruebe a escribir allí, pues en casa habrá mucha gente y por desgracia no tengo un lugar para escribir sin interrupciones.

 
 
Haré algo de ejercicio y daré paseitos por la playa, que eso siempre recarga.

Espero encontraros por aquí a la vuelta. Por mi parte, os echaré de menos.

¡Pasadlo bien, amorcitos! Se os quiere

martes, 1 de agosto de 2017

Reseña: "Mi dulce amor", de Cheryl St. John



Annie Sweetwater no era como las otras chicas. Todos se lo habían repetido durante toda su vida. Todos, excepto Luke Carpenter, que nunca había dejado que la cojera de Annie le impidiera ver lo que realmente era: toda una mujer llena de sueños, deseos y esperanzas para el futuro… un futuro con él.
Luke no podía ni recordar cuándo había empezado a amarla. Para la familia de Annie, ella siempre había sido una muñeca de porcelana en una silla de ruedas. Para Luke, siempre había sido la dulce Annie, inteligente y con un corazón tan grande como el cielo infinito del Salvaje Oeste. Y lo arriesgaría todo para hacerla su mujer.


Sí, lo sé. Esa portada que véis no es muy actual que digamos. Ni siquiera puede decirse que atraiga demasiado, ¿verdad? De hecho, es la típica de los libros que vuestras abuelas tenían en sus bibliotecas personales (al menos, en la de la mía). 

Confieso que este tipo de portadas suele echarme para atrás. No por nada, sino porque estos libros suelen ser azucaradamente románticos, y sí, este no es una excepción. Pero hay algo en él que llamó mi atención, y es la sinopsis.

Annie es una muchacha que vive sobreprotegida por sus padres y su hermano mayor. A sus diecinueve años sigue vistiendo con ropa desfasada y vestidos repletos de volantes que la hacen parecer la muñeca de porcelana que su madre quiere que sea.

Pese a que puede andar con dificultad, su madre se niega en rotundo a que se levante de su silla de ruedas o a que haga algo más que observar y volverse prácticamente invisible. Pero Luke Carpenter (*suspiritos*) no ve a Annie como la niña frágil e incapaz que todos piensan que es.

A través de la novedad del amor, Annie descubrirá que no solo es una mujer como cualquier otra, sino que es capaz de muchas cosas que pensaba que no podría hacer nunca.


La novela es cortita y se lee en un suspiro. Ambientaba en 1888, la historia de amor de Luke y Annie discurre en un escenario precioso, lleno de montañas y caballos. Muy americano, por cierto. Cheryl St. John no se pierde en descripciones, pero te pinta las cosas de tal manera que no es difícil coger ritmo en la historia.

Annie me ha parecido un personaje valiente. El hecho de enfrentar a su familia para que no solo acepten su amor por Luke, sino a ella misma, es lo que más me ha gustado. Tiene tantos sueños y tantas ganas de evolucionar que no se rinde ante nada. Aunque ha habido cierto momento en el que me he enfadado con ella a rabiar y se ha notado que la autora necesitaba algo de acción.

Luke es tan dulce y cariñoso, dispuesto a todo por ella desde el primer momento, que su forma de infundirle valor me ha conquistado. ¡Qué pocos hombres quedan como Luke Carpenter, chicas! Atento, dispuesto, orgulloso sin llegar a pecar, fiel, trabajador y guapísimo, ¿se puede pedir algo más? Yo creo que no.

Los secundarios han sido geniales. Incluso Mildred, la madre de Annie, cuyo carácter me ha puesto un humor de mil demonios por su manera de infravalorar a su hija para, después, resarcirse. Burdell, su hermano mayor, también me ha enfadado en más de una ocasión, así como su padre, Eldon.Sin embargo, otros me han caído bien desde el primer momento, desde su prima Charmaine (que me recuerda al nombre de un Pokémon) hasta su cuñada Diana.

No os voy a mentir, la historia no es gran cosa. Es una bonita historia de amor, y punto. No tiene un nudo argumental de vértigo, ni siquiera pasa nada realmente interesante hasta casi al final, pero para echar el rato ahora en verano es casi perfecto.

De hecho, el único pero que le pongo a esta novela es precisamente la falta de acción. En todos los sentidos. Aunque cabe recordar que es una historia romántica de época, además de que, según parece, es una novela del puro estilo de la editorial.

Quisiera mencionar también el hecho de que su protagonista sea discapacitada. Recordad lo mucho que me interesa este punto, pues por desgracia las protagonistas de este tipo no abundan en la literatura, cosa que me disgusta. Annie es toda una luchadora, y si no tenemos en cuenta la época, es una mujer que se atreve a todo pese a sus limitaciones físicas, y eso la convierte en una protagonista de categoría.

   -A veces siento como si estuviese nadando contra corriente mientras que el resto de peces va en la otra dirección. Es como si fuese el único que pelea contra el agua, y es una batalla perdida. Los demás me dicen: ¿por qué no te dejas llevar? Y yo también me lo pregunto a veces a mí misma. Pero es que me moriría. Me moriría si tengo que pudrirme en esa silla y dejar que me traten como a una inválida durante el resto de mi vida.

En resumen, si os gustan las novelas de época románticas, cortitas y necesitáis desconectar, este libro es una gran opción.

¿Lo conocíais? ¡Os espero en los comentarios!

Posdata: no os derritáis por el calor.

Ailina Shebelle