lunes, 9 de octubre de 2017

Reseña: "La joya de Meggernie" de Kate Danon



1314, Escocia Tras el ataque a Meggernie, el hogar de Willow MacGregor, el único camino que le queda por delante a la joven es el de la venganza. Si para ello debe colarse en la fortaleza de su enemigo y hacerse pasar por quien no es, no dudará en seguir los dictados de su corazón. Para Ewan Campbell, aceptar a un enclenque muchacho en su castillo, uno que además pretende unirse a su tropa de soldados, es una auténtica aberración. Sin embargo, el orgulloso laird del clan Campbell descubrirá que una simple mirada basta para que sus convicciones y sus más arraigadas creencias se tambaleen. Sumidos en un desconcierto total de emociones, ambos se darán cuenta de que el amor se encuentra donde menos se lo esperan, y que su corazón solo se enciende ante el roce de una única piel... 


¡Hola cuquinos! Hoy os traigo la reseña de una novela un tanto peculiar. 

Willow MacGregor se ve obligada a escapar durante el ataque a su hogar, Meggernie. Y no solo eso, para pasar totalmente desapercibida su nodriza, Marie, la viste como un chico. Con lo puesto y sin rumbo, Willow conoce a una familia que la llevará hasta su mismísimo enemigo, Ewan Campbell, el laird de los Campbell.

Ewan no quiere seguir los pasos de su padre, pues sabe que cometió muchos errores, pero cuando ve al joven Will llegar a su castillo descubre que se siente irremediablemente atraído por él y su cara de duende. Horrorizado por la idea de sentirse atraído por un chico, Ewan intentará enderezar al chaval con el único fin de que se convierta en un hombre y, de esta forma, olvidarse de los sentimientos que despierta en él.

La protagonista es la que más me ha gustado de principio a fin. Willow es valiente y decidida, aunque le cuesta se adapta a su nuevo cometido casi sin rechistar, aguardando el mejor momento para su venganza. Fingir ser un chico le traerá más problemas que alegrías, sobre todo con el laird de los Campbell, que le hará la vida imposible a la pobre.

Allí parado bajo la lluvia, con la respiración costosa por el esfuerzo y el brillo asesino en los ojos, la joven intuyó el enorme poder que fluía de su cuerpo y que se escapaba más allá de la piel. La fuerza que irradiaba lo envolvía como un halo y se veía atraída por él como lo haría cualquier estúpido insecto ante una llama fascinante.

Con Ewan he sufrido mucho pese a que al principio es muy desagradable con Will. El pobre se volvía loco viendo lo que iba sintiendo por él/ella. Es bastante bruto, y más teniendo en cuenta de que cree que es un chico. Esto va cambiando muy poco a poco junto con su manera de pensar, de hecho, el que más evoluciona en el libro es él, y aunque esto es bastante irreal da gusto ver cómo su mente cambia. Al final resulta que es un pedazo de pan.


La autora presenta una idea muy actual con respecto a enamorarse de la persona en sí y no del sexo, y aunque creo que no encaja en la época he disfrutado mucho de la historia. Hablamos de un momento histórico brusco y machista. A Ewan le cuesta horrores admitir sus sentimientos y no avergonzarse. Kate lleva muy bien el argumento en el que Ewan se enamora de Will y Willow se enamora de Ewan  mostrándonos al lector que una persona puede enamorarse de otra simplemente por lo que representa y no por ser hombre o mujer.

A veces, muy ocasionalmente, una idea reveladora lo asaltaba en mitad de la noche. Tal vez ellos, como individuos, no deberían poner barreras a los apetitos de la carne. O, más aún, a los sentimientos que una determinada persona pudiera despertar en uno mismo. ¿Qué importaba que fuera hombre o mujer? El corazón no entendía de esas cosas, la razón les decía una cosa, pero la piel reaccionaba de manera muy distinta al roce con otra piel...

*Momento fangirl*: el primer beso es... bueno, tenéis que leer el libro porque sin duda se me pusieron los pelos de punta.

Descubrir quién es el malo me dejó con la boca abierta porque no me lo esperaba para nada.

Si tengo que destacar algo es la extensa narración que tiene el libro y que, a veces, me resultaba pesada. Me gustan las novelas con diálogos, y ésta los tiene, ojo, pero había momentos en los que pasaba las páginas buscando la intervención de algún personaje. Además, se me ha antojado bastante larga, quizá con menos páginas hubiera sido más fluída la lectura. Esto es apreciación personal, por supuesto.
Aun así, me ha parecido una historia original e innovadora que, mezclada con todo el mundo de los highlanders, resulta ser un cóctel muy interesante.

La pluma de Kate Danon es extensa, como ya he dicho, pero fácil de leer. Sin duda me animaré con otro de sus libros en un futuro.

En definitiva, La joya de Meggernie es una novela entretenida, con una premisa interesante y actual sobre el amor, y unos personajes muy bien estructurados y entrañables.

¿Y vosotros, habéis leído esta historia? ¿La conocíais?

¡Contadme en los comentarios!


Ailina Shebelle

martes, 3 de octubre de 2017

Entrevista a Elena Garquin

¡Hola cuquinos!

Reconozco que hacer entrevistas a las autoras cuyos libros me han hecho sentir mil cosas es una oportunidad fantástica, pero que Elena Garquin (autora que se ha convertido en una de las favoritas del público con la editorial Phoebe romántica) me haya hecho un huequecito es... *no hay palabras*. Más aún cuando es una escritora a la que admiro por su manera de escribir, por sus historias, sus personajes y su forma de encajarlo todo.

Elena estudió Derecho en Salamanca, pero mira tú por dónde, se ha convertido en una gran escritora (vocación que le llegó por su gusto por la lectura).

Vive con su maridos y sus hijos, le encanta el cine, el campo y la naturaleza (ya tenemos cosas en común, toma ya). 

Desde su adolescencia escribe, aunque lo dejó al casarse. Sin embargo, ha vuelto a la carga y lleva ya 6 libros publicados.

¿Queréis saber más de ella? ¡Pues seguid leyendo, preciosos!

♥ Entrevista a Elena Garquin 



"No es un secreto que mi alma es de romántica histórica."

AILINA: ¡Hola Elena! Comencemos con una pregunta facilita: has escrito ya 6 libros (¡y los que quedan!), ¿qué te impulsó a empezar a escribir? 

ELENA: Las ganas de experimentar lo que se siente al ser dueña del destino de cada personaje, para poder hacer sentir, y valga la redundancia, al lector lo mismo que yo, siendo lectora. Es una extraña sensación de poder la que te otorga la pluma, sobre el destino de tus protagonistas, más sabiendo lo que vas a provocar en el lector, pero no cambiaría esa sensación por nada del mundo. 

AILINA: ¿Qué haces en tu tiempo libre? 

ELENA: Leer (menos de lo que me gustaría, porque me faltan horas al día), y disfrutar de la vida en general con las personas que me importan. Con mis hijos, mi familia, mis amigos… Vamos, que soy una persona muy normalita. 

AILINA: ¿Alguna vez pensaste en la autopublicación? 

ELENA: Siempre pienso en la autopublicación. Creo sinceramente que es una salida tan válida como la publicación con editorial, pero quizá por desconocimiento al principio, por miedo después, no me haya lanzado a probarla. Eso no quiere decir que no lo haga algún día. De hecho, no lo descarto para nada. 

AILINA: Tu último libro, Tiempo de lobos, salió a la venta en julio. Ha tenido una gran repercusión, Hernán ha conquistado de lleno nuestros corazones, ¿cómo se te ocurrió esta historia y su antecesora, Tiempo de promesas

ELENA: No es un secreto que mi alma es de romántica histórica. Pero tenía ganas de adentrarme en la Edad Media, y encontré en el rey Ordoño, un rey de mi tierra (leonés), un filón sin explotar. Decidí centrarme en las disputas internas que atravesó el reino durante su reinado, en vez de las ya conocidas guerras entre moros y cristianos, y así nació la historia de amor de Jimena y Martín. Suelo además plantearme problemas comunes en nuestro tiempo, para trasladarlos a la época sobre la que he decidido escribir. De ahí que Jimena padezca esa amnesia parcial, que hoy día no pasaría de ser un pequeño contratiempo entendible por todo el mundo, pero que entonces podría costarle fácilmente la vida. El resto lo pusieron Martín, su tenacidad, su corazón de oro y ese amor enorme que le llevó a no para hasta ver cumplida una promesa. Algo parecido me pasó con Hernán. Desde que apareció en Tiempo de promesas, tuve claro que era un personaje con un carisma inmenso y un potencial impresionante. Eso mismo me supuso mi mayor reto. Sabía que las lectoras demandaban su historia, pero no podía ser cualquier historia, sino una que estuviera a la altura de las circunstancias de Hernán. Lo cual no era nada fácil. Tuve que esmerarme especialmente en dotar al personaje de multiples aristas, de contradicciones entre la superficie y el fondo, de conflictos internos que condicionaran su comportamiento con los demás, pero especialmente con Munia, la mujer elegida por él para compartir su vida. Y eso me obligó a crear a una mujer a su altura, emocionalmente hablando. Lo demás, vino rodado porque repetí patrón. Coloqué un hecho del presente (en este caso fue algo mucho más repugnante que un simple episodio de amnesia) en el modus operandi de uno de los personajes de la novela (el villano), y me limité a entrelazar sus vidas con el trasfondo histórico de la época, para terminar dando a cada uno el final que, creo, se merecen. De una manera u otra, los secundarios me han dado un juego increíble, tanto en Tiempo de Promesas como en Tiempo de Lobos. Y de hecho, espero que me lo sigan dando… 

AILINA: Sobre estos dos últimos libros, ¿crees que la literatura romántica histórica está ganando puestos en los últimos años? 

ELENA: Para ser sinceros, creo que se ha estancado en un punto intermedio. Bien sea por los prejuicios (que los hay), bien sea por el miedo a terminar leyendo un tratado sobre historia (que también los hay), la gente tiene demasiadas reticencias a la hora de elegir este subgénero de la romántica para leer. Según mi experiencia como autora, os puedo decir que ni escribo como el Mester de Juglaría por contar una historia de amor ambientada en el siglo X, ni utilizo más documentación de la que necesito para mi fin, que es la trama romántica y la principal. En justicia, creo que la histórica en general (no hablo de mis novelas) se merece un puesto mucho más alto que el que tiene ahora mismo. 

AILINA: De todos tus personajes, ¿a cuál te pareces más? 

ELENA: A todos y a ninguno, jajajajajaja!! Mis chicas tienen muchas de mis virtudes, y otras que me gustaría alcanzar algún día. Si me tuviera que quedar con alguno, quizá elegiría a Beatriz, la protagonista de Tuareg. Su valentía e instinto de supervivencia me impresionaron incluso a mí. Elena, de La heredera, me demostró que el amor no tiene por qué estar reñido con los deseos de conservar los bienes materiales que le correspondían por derecho. Valentina, de Casualmente Valentina, tiene la paciencia que a mí me encantaría tener en muchas ocasiones, para saber aplicarla en su beneficio cuando las cosas se ponen feas con Rafael. Jimena, de Tiempo de promesas, posee la garra y la sabiduría necesarias para emplearla en el momento justo, Carolina, de Boomerang (hasta el momento mi única novela contemporánea) tiene un corazón tan grande que es capaz de perdonar para seguir adelante pasando página. Pero quizá mi personaje femenino más complejo sería Munia, de Tiempo de lobos. Me sorprendió su capacidad de transformación. Cómo pasó del odio al amor paulatinamente, aceptando esos cambios, a medida que maduraba como persona y aceptaba a Hernán en su corazón. Y de mis chicos… Admiro la sabiduría de Tahir, el pundonor de Diego, la socarronería y chulería de Rafael, que no le impidieron reconocer el amor cuando lo vio, la capacidad de Ethan para aceptar las segundas oportunidades por muy maltratado que hubiera quedado con las primeras, la inteligencia, ambición y perseverancia de Martín para alcanzar el objetivo marcado y, cómo no, el desgarro interior, el coraje y la nobleza de Hernán, mi Lobo Gris, para sobreponerse a sus propios traumas a través de los de Munia. 



AILINA: Pregunta obligada de parte de los fanáticos de Tiempo de promesas y Tiempo de lobos… ¿tendrán Félix y Rosaura su historia? ¿Y Nuño? 

ELENA: Sí, la tendrán. Pero será algo complejo, nuevo para mí, puesto que nunca había probado a escribir algo parecido, y necesitaré de tiempo para hilar la trama y, sobre todo, para escribirla de manera que no defraude, como siempre he procurado hacer. 

AILINA: ¿Disfrutas leyendo romántica de la misma forma que la escribes? 

ELENA: No. Siento decir que disfruto mucho más escribiendo que leyendo, y me explico. Cuando leo, soy mera espectadora. Me adentro en la historia, sufro, rio, lloro, suspiro, me enamoro… Le saco todo el jugo a las historias de mis compañeras, pero no puedo evitar diseccionarlas como si fueran ranas. Supongo que será deformación profesional, jajajajaja!! Sin embargo, cuando lo escribo soy parte integrante de esa historia. Una parte tan importante que, sin mí, mis personajes no la tendrían. Soy dueña de su destino, por mucho que ellos me dicten por dónde ir o lo que hacer. Es la sensación de poder de la que he hablado antes. 

AILINA: ¿Qué manías tienes a la hora de escribir? 

ELENA: Ninguna en particular. Solo que haya silencio, mucha luz y, a ser posible, una ventana justo enfrente, para que pueda ver el paisaje en aquellos momentos en los que me quedo ensimismada mirándolo, cuando en realidad estoy perfeccionando alguna escena en mi cabeza. 

"[...] no sé si lo que me está pasando casi constantemente puede calificarse como éxito, pero si lo consideráis así, os diré que la única fórmula que conozco es el trabajo constante. La capacidad de sacrificio para mantenerte pegada a tu historia, dejando otras cosas en un segundo plano. El disfrute total y absoluto de lo que hacemos, escribir, porque para mí es una parte muy importante de mi vida. Y por último, humildad."

AILINA: Defínete en tres palabras. 

ELENA: Sincera. Honesta. Luchadora. 

AILINA: Casualmente Valentina, La heredera y Tuareg son novelas románticas históricas o de época, ¿casualidad, o premeditado este gusto por las historias de época? 

ELENA: Cuando empecé a leer romántica, la inmensa mayoría de novelas que entraban en nuestro país eran históricas y de extranjeras. Supongo que algo de eso habrá en mi gusto por el subgénero. Pero lo cierto es que sigo encontrando en él todo lo que busco en una novela romántica: amor sin condiciones, nobleza, honor, espíritu de sacrificio. Aunque he de decir que últimamente también lo he encontrado en muchísimas contemporáneas… 

AILINA: De hecho, la única novela desarrollada en la actualidad es Boomerang, ¿qué nos cuentas de esta historia? 

ELENA: Es una historia de reencuentros, de citas a ciegas, de segundas oportunidades, no solo en el ámbito del amor en pareja. Ethan Y Caro descubrirán que, pese a todo, a veces es bueno coger de la vida lo que esta te ofrece en el momento justo, sin pararse a pensar si es conveniente o no, para sacarle todo su jugo. Ethan es un veterinario australiano que vive marcado por una jugarreta del destino que le rompió el corazón tiempo atrás. Vive por y para sus animales. Los de la clínica veterinaria y los del refugio que regenta para animales desahuciados. Lo último que espera es que Carolina, una española a la que conoció en Madrid en un viaje que hizo en compañía de su hermano Gavin, y que le marcó para bien, vuelva a aparecer en esa vida tan tranquila y controlada, para desbaratarlo todo. Por su parte, Carolina debe viajar a Australia por motivos de trabajo, y decide hacerlo en compañía de su hermana Maca. Atrás deja una relación moribunda, una jefa imposible y varios problemas familiares que se han ido agrandando a lo largo del tiempo. Encontrarse con Ethan supone a un tiempo su tabla de salvación y el pistoletazo de salida para dar los pasos necesarios hacia adelante. Los dos descubrirán que es posible pasar página para seguir viviendo con la conciencia tranquila. Que se puede perdonar casi cualquier cosa. Que se puede amar de múltiples maneras. 

AILINA: ¿Qué proyectos literarios tienes en mente? 

ELENA: Desde luego, la historia de Félix y Rosaura, aunque de momento está un poquitín apartada. Me apetecía cambiar de registro, descansar un poco de las historias densas, y ahora mismo estoy con una contemporánea fresca, sexy y con mucho sentimiento, que me está ayudando a relajarme. ¿Después? No sé. A dónde el destino me lleve. Puede ser otra contemporánea, otro viaje al siglo X, qué sé yo… 

AILINA: Somos muchos los escritores indie o autopublicados los que luchamos por tener un lugar en las estanterías de los lectores, ¿qué consejo nos das para alcanzar el éxito? 

ELENA: ¿Éxito? Cuando lo alcance os daré la fórmula mágica, prometido, jajajajajaja!! Ahora en serio, no sé si lo que me está pasando casi constantemente puede calificarse como éxito, pero si lo consideráis así, os diré que la única fórmula que conozco es el trabajo constante. La capacidad de sacrificio para mantenerte pegada a tu historia, dejando otras cosas en un segundo plano. El disfrute total y absoluto de lo que hacemos, escribir, porque para mí es una parte muy importante de mi vida. Y por último, humildad. Para saber encajar las críticas de nuestros lectores cero, para aceptar los cambios que, a veces, son necesarios. Y para comprender que, en última y primera instancia, escribimos para los lectores. De ellos son nuestras historias, y sus opiniones, sean positivas o negativas, son nuestro alimento. Sin ellos no seríamos nada. 

AILINA: ¡Muchísimas gracias, Elena, por hacerme un hueco en tu agenda y hacer esta entrevista! 

ELENA: A ti, como siempre!! Ha sido un enorme placer y todo un honor!!

               ➤ Si queréis conocer más sobre esta autora y sus obras pinchad aquí.

¡Gracias por leer, cuquinos míos!

sábado, 23 de septiembre de 2017

❤ Novedades "En Algún Lugar de tu Mente" ❤

La entrada de hoy es, para mí, muy especial.

En algunas ocasiones os he hablado con pinceladas sobre mi libro En Algún Lugar de tu Mente. Escribir un libro no es tan fácil como parece. Muchos factores deben juntarse para que todo fluya (al menos en mi caso), la inspiración es crucial, y no siempre está presente. Lograr escribir la palabra "fin" es toda una aventura. Y lo que viene después no es más que el principio.

A los dieciocho años lo terminé después de más de tres años dándole vueltas a la historia. En 2015 lo publiqué, llena de ilusión. La inexperiencia dio de sí varios errores que, para bien o para mal, me han llevado hasta donde estoy hoy. ¿Volvería a repetir todo lo que hice? . De los errores se aprende, lo importante es rectificar.

Ahora, en 2017, me planteé varias cosas. Quería mejorar la historia sin que perdiera la esencia de cuando la escribí, quería añadir detalles, personajes, darles forma y la oportunidad de darles voz. También sentía que la historia merecía un epílogo, y eso hice. Cogí todos estos ingredientes, releí el libro, metiendo, quitando, mejorando, amoldando. Le di amor (que eso nunca falte) y volví a soñar como lo hice la primera vez. Además, busqué ayuda profesional: una portadista (Alexia Jorques) y un maquetador (Romeo Ebooks).

El resultado es este:


Y esto es solo el exterior. Me gustaría que viérais la maquetación, que leyérais la historia, porque el resultado ha sido 100% satisfactorio

¿La historia? Amelia es la protagonista indiscutible. Esta chica tiene un sueño recurrente bastante extraño. Sueña cada noche con una casa, con una canción de guitarra... con Jackson. Jackson no es nadie que ella recuerde haber conocido, sin embargo, cada vez que lo ve no siente que sea un extraño. Soñar con él la llevará a un mundo desconocido, lleno de magia, pero también de peligros. ¿Y entre medias de todo esto? Conoceréis a sus padres, Deborah y Sam, a su hermano, Patrick, a Sylvia y Christian... Pero también a los protectores, a Avalon Nix, y a los malos, los destructores de sueño.

Amelia irrumpió en mi mente de un día para otro. Todos los que han leído la primera edición dicen que soy prácticamente yo hecha en personaje de libro. Yo creo que Amelia tiene mucho de mí, pero no es la única. El amor por su familia, por sus amigos, su relación con Patrick... todo eso es pura esencia de mi persona. Incluso la fuerza de voluntad, la valentía que demuestra tener ante las adversidades. Hablar de Amelia... sí, es hablar de mí.

A Jackson recuerdo haberlo visto en mis propios sueños. No es coña. Yo no tuve sueños recurrentes, pero es verdad que la idea para esta historia me la regaló él. Las palabras "protector de sueño" vinieron de su mano, y el resto lo tuve muy claro. Al estar en la mente de Amelia es el único que verdaderamente la conoce, incluso antes de intercambiar la primera frase con ella. ¿Qué destaco de Jackson? Su sentido de la responsabilidad, la manera en la que antepone sus deseos al deber, su constancia y, sobre todo, su dulzura.

Podría hablaros largo y tendido de En Algún Lugar de tu Mente, pero me gustaría que os animárais y descubriérais vosotros mismos esta historia. Todas las novedades, todos los cambios, los hice pensando en vosotros

Poco más puedo decir, salvo que os doy las gracias por estar ahí, por leerme, por apoyarme. Sobre todo, gracias a los que os estáis descargando el libro estos días (está en promoción, lo tenéis gratis hasta mañana en digital). Gracias a los que lo leeréis en un futuro.

Y, por supuesto, no puedo irme sin deciros: NUNCA DEJÉIS DE SOÑAR.
 



Página web del libro: aquí.

Descarga en digital a través de Amazon: aquí.

Compra en papel a través de Amazón: aquí.

Pinterest del libro: aquí.
 

martes, 19 de septiembre de 2017

Reseña: "El escandaloso matrimonio de lady Isabella", de Jennifer Ashley

 La locura de lord Ian Mackenzie | El escandaloso matrimonio de lady Isabella | Los pecados de lord Cameron | La esposa perfecta del duque | La seducción de Elliot MacBride | La rendición de Daniel Mackenzie


Lady Isabella Scranton escandalizó a la sociedad londinense la noche de su baile de presentación al fugarse con el atractivo sinvergüenza lord Mac Mackenzie. Tras varios años de turbulento matrimonio, volvió a escandalizar a todo el mundo, en esta ocasión abandonándole.
Casi cuatro años después Mac se ha reformado, convirtiéndose en un hombre todavía más carismático que antes, cuya única meta es recuperar a su esposa; traerla de vuelta a su vida, a su casa... y a su cama. Y está dispuesto a comportarse como el intachable caballero que no es, si de esa manera lo consigue.
Pero un peligro les acecha. Aparece en sus vidas un hombre muy parecido físicamente a Mac, capaz de imitar el peculiar estilo de sus pinturas, que quiere suplantarle en todos los aspectos de su vida y pretende incluso arrebatarle a Isabella. Ese canalla va a poner en peligro su prestigio, su fortuna e incluso su vida...



Dicen que los antiguos escoceses no llevaban nada debajo de sus kilt. Esto significa que llevaban las castañas al aire, en libertad profunda, sin más nada que sus propias pieles. A veces me pregunto si no se les congelarían en invierno, pero supongo que estaban hechos de una pasta muy distinta a los hombres actuales (sin ofender la hombría de los machos de pelo en pecho de hoy día).

El caso es que, mientras leía El escandaloso matrimonio de Lady Isabella, me preguntaba esta cuestión. Curiosamente, esta duda se me aclaró en cierto punto del libro. Y no, no os voy a decir si llevan o no algo los escoceses pelirrojos Mackenzie bajo los kilts porque así os animáis y leéis los libros (sí, soy maléfica).

Lady Isabella lleva separada de Mac Mackenzie (el tercero de los Mackenzie) desde hace tres años y medio. El living la vida loca del chaval y sus empinamientos con la botella de alcohol hicieron que Isabella terminara dejándolo. Obvio. 

Desde entonces, cada vez que se ven, intentan ignorarse todo lo posible. Ella acude a fiestas y eventos, y él sigue inmerso en su carrera como artista, pintando ciudades europeas y mujeres desnudas (lo típico, vamos). Hasta que Isabella ve un cuadro firmado por Mac Mackenzie que debería ser un original del maromo, pero no, no lo es. Con todas las fuerzas del mundo, Isabella se anima a ir a casa de su marido para alertarle. Ese primer paso es suficiente para él para intentar recuperar a su esposa. Está dispuesto a demostrarle lo mucho que ha cambiado y lo reformado que está, pero ella es muy reticente (con razón) y le costará bastante convencerla...

Isabella es un personaje que ya en La locura de lord Ian Mackenzie (reseña aquí) ya me gustó mucho. Es una mujer que ama con todo su corazón a su marido, pero no se fía de él (y no hablo del sentido amoroso en plan cuernos, sino en el historial fiestero que tiene), además de que está siempre dispuesta a ayudar (recordemos con qué hospitalidad trata a Beth en el primer libro). La pobre fue repudiada por su familia por fugarse y casarse el mismo día de su presentación en sociedad con el tercero de los Mackenzie.


Mac es un seductor de cabo a rabo (sobre todo de lo último, jo jo jo *chiste fácil*). Está muy enamorado de su esposa, y así se lo demuestra en cada página del libro, pero el chico tiene el historial manchado de acciones no muy buenas, y esto hace que su historia con Isabella sea complicada. Sin embargo, me ha parecido un tío de honor y muy íntegro que, pese a estar tres añitos y medio sin su mujer, no le es infiel. De los cuatro Mackenzie resulta ser el más graciosillo. Sí, es ese tipo de hombre que suele recrearse en el humor para seducir a una mujer (ésto, personalmente, me encanta).

No hay nada como las adversidades para saber quién se preocupa por ti en realidad.

Aunque en este segundo libro la trama se me ha hecho un poco más monótona que con el primero, El escandaloso matrimonio de lady Isabella tiene sus partes de tensión y su pequeño suspense para averiguar quién es el que está suplantando al gran Mac Mackenzie. El romance ocupa prácticamente cada página, y no os voy a engañar, tiene alguna que otra escena de sexo (como buena novela romántica histórica "erótica").

La narración es en tercera persona, por lo que es fácil conocer qué piensan todos los personajes, en especial los protagonistas.

Jennifer Ashley se está convirtiendo en una de las favoritas de este blog. Algún día tengo que hacer Top Ten de escritoras de la romántica, porque saldrá una lista que seguro os viene de perlas a los amantes de este género.

En este libro volvemos a ver a los hermanos Mackenzie, en especial a Ian y a su mujer, Beth (pareja que me encanta). El resto de secundarios son volátiles, aunque sí que tenemos una primera impresión (bastante positiva) de Ainsley Douglas, la que será la prota del siguiente libro junto con Cam, Los pecados de lord Cameron.

En general, es un libro muy entretenido, con momentos muy pasionales los cuales he disfrutado un montón, y con dos protagonistas preciosos. El hecho de que hayan escoceses buenorros en la historia es un plus añadido.

Y vosotros, cuquinos ¿habéis leído el libro? ¿Lo conocíais?

¡Contadme!

Ailina Shebelle

lunes, 11 de septiembre de 2017

Reseña: "Kyland", de Mia Sheridan


Tenleigh Falyn debe luchar cada día para sobrevivir en el humilde pueblo minero de Dennville, Kentucky, en los montes Apalaches, donde vive con su hermana y su madre, quien padece una enfermedad mental. Su sueño es ganar la beca para la universidad que otorga la dirección de la mina de Dennville cada año a un estudiante de la localidad. Tenleigh sabe que esa es su única oportunidad para escapar de una vida de pobreza y escasez de oportunidades. Kyland Barrett también vive en el pueblo, y siempre ha trabajado sin descanso para no morir de hambre. Se ha centrado en el objetivo de ganar la beca de la mina para salir del lugar en el que tanto dolor ha sufrido desde que era un niño. Ambos están decididos a no mantener ninguna relación entre ellos, pero aunque se resisten con todas sus fuerzas, acaban enamorándose. ¿Qué ocurrirá ahora? Solo uno puede triunfar. Solo uno podrá marcharse. ¿Qué le pasará al que quede atrás? Esta es una historia de esperanza y sacrificio, de dolor y perdón, pero también de un amor profundo y eterno a pesar de las adversidades.


Bueno, bueno, bueno. 

BUENO.

Ya sabéis mi amor incondicional por Mia Sheridan (y si no lo sabíais, ya lo sabéis), por lo que no era de extrañar que leyera el tercero que se publica de esta artistaza: Kyland.

He tenido sentimientos encontrados con este libro. Os llamará la atención la puntuación que le he puesto, pero... mejor sigamos y después os explico.

La sinopsis es bastante clara con respecto a la trama: Kyland y Tenleigh son dos jóvenes que no viven precisamente entre rosas. Mientras él vive en la pobreza absoluta desde que perdió a su hermano y a su padre en un accidente en la mina (quedándose solísimo con su madre), ella vive en una caravana con su hermana y su madre (que no anda muy allá), en las mismas circunstancias que Kyland. Ambos tienen una meta en común: la beca que la mina da cada año al alumno más sobresaliente. El problema viene cuando empiezan a tratarse... y se enamoran. 

Con Tenleigh he empatizado muchísimo. Me ha gustado su manera de luchar, de aplicarse, incluso su forma de amar a Kyland, sin importanle nada más que su bienestar por encima del propio. Es inteligente y responsable, desde sus estudios hasta con su madre, cuya enfermedad mental les trae de cabeza (nunca mejor dicho) a ella y a su hermana, Marlo.

Kyland ha sido...ni siquiera hay palabras. Cuando piensas que no puede existir hombre más bueno y generoso aparece él. Pese a estar en la misma miseria que Tenleigh es capaz de dar todo y más a quien le rodea. Puede parecer un chico pasota, pero el interior de Kyland es oro puro.

Ni qué decir que me ME ENCANTA que ambos personajes cumplan año el 2 de mayo (sí, el mismo día que yo, OMG).

"Mitad agonía, mitad esperanza.
Mitad dolor, mitad éxtasis.
Mitad pena, mitad alegría.
Mitad mi cáida, mitad mi salvación".

Con respecto a los secundarios destaco a Sam, el dentista del pueblo, que es otra joya de hombre y del cual me hubiera gustado conocer más, y a Marlo, hermana mayor de Tenleigh, que es la típica chica perdida que trabaja a destajo y que se junta con el primer hombre guapo que se le arrima. Tiene al pobre Sam loco, pero ufff... leed, de verdad, leed el libro porque es genial verlos juntos.

La pluma de Mia Sheridan sigue siendo perfecta. Sus historias siempre llegan al corazón, de eso no hay duda, porque nadie las cuenta como ella. Leer Kyland es imaginarme los montes Apalaches, respirar la lavanda y sentir esa plenitud que solo la naturaleza te brinda. Menudo espectáculo ha sido esta novela.

Solo tengo una pega, y odio decirlo pero es lo que más me ha desencantado y por lo que la puntuación es tan baja... y es la trama. Los personajes lo pasan mal, de eso no hay duda, todo es muy jodido para ellos, y ver quién recibe la beca y quien no te acaba sorprendiendo pero me ha faltado acción, chicha, suspense, llámalo equis. Ver que de repente llegaba el epílogo sin sentir ese vértigo por el "¿¿qué pasará, Dios mío??" me ha dejado muy planchada.

¿Lo habría hecho de otro modo para que el lector tuviera el factor sorpresa? . Siempre digo que las comparaciones son odiosas, y joder, siempre lo digo, pero recuerdo la última parte de La voz de Archer (reseña aquí) en la que casi me da un infarto (aquello fue... bestial, en serio), y ver que aquí todo se soluciona en un plis plas sin acción... (*se va a llorar al rincón*).

¿Recomiendo leer Kyland pese a eso? SÍ, POR SUPUESTO. Porque la historia es preciosa, la ambientación de película y los personajes maravillosos.

En conclusión, pese al tema del final, Kyland es una historia de superación y amor que los amantes de la romántica en general, amantes de Sheridan en particular, disfrutaréis mucho. El tema de la falta de suspense es un punto muy importante, y espero que el próximo de la autora no me decepcione en ese aspecto.

Eso sí, ¡dadle una oportunidad!

Besazos, cuquinos.

martes, 5 de septiembre de 2017

Reseña: "La locura de lord Ian Mackenzie", de Jennifer Ashley

 La locura de lord Ian Mackenzie | El escandaloso matrimonio de lady Isabella | Los pecados de lord Cameron | La esposa perfecta del duque | La seducción de Elliot MacBride | La rendición de Daniel Mackenzie

1881. Los cuatro hermanos Mackenzie son ricos, poderosos, peligrosos, excéntricos y… escoceses. Los escándalos y rumores que les envuelven, las habladurías sobre sus amantes y sus oscuros apetitos, tienen alborotado a todo el país. Cualquier dama sabe que si es vista con uno ellos perderá la reputación de inmediato.

El menor, lord Ian, es conocido como el Loco Mackenzie porque ha pasado gran parte de su vida recluido por su tiránico padre en un sanatorio mental. Sin embargo, eso no impide que sea un hombre fuerte y atractivo con una gran inclinación por las tazas de porcelana de la dinastía Ming y las mujeres hermosas.

Beth Ackerley es una joven viuda que acaba de heredar una gran fortuna tras una infancia desafortunada y un breve, pero feliz, matrimonio. Ahora, Beth ha decidido que no quiere más sobresaltos; sólo desea vivir en paz, viajar, ayudar a los desfavorecidos y recordar con cariño a su fallecido esposo.

Pero entonces, lord Ian Mackenzie irrumpe como un vendaval en su vida y decide que tiene que ser suya… 


Lord Ian Mackenzie está loco. O eso piensan. Supongo que ser ásperger en una época como el siglo diecinueve no ayudaba mucho... Es súmamente inteligente, y aunque no se le da nada bien el comportamiento social, tiene una pasión: las tazas. Es un friki, vaya. De hecho, todo comienza con una. 

El señor Lyndon Mather es tan guapo como materialista, y está dispuesto a obtener una buena suma del lord por la venta de una de sus tazas. Está tan obsesionado con las riquezas, los Mackenzie y las relaciones con la alta sociedad, que no para hasta presentarle a su prometida, Beth Ackerley

Ian no está muy seguro de advertir a la señor Ackerley sobre su prometido, pero una vez la conoce decide que es hora de actuar.

Los Mackenzie son famosos por todos los escándalos a los que están unidos, por lo que Beth no sabe si confiar en él. Además, está el inspector Fellows, que a su vez, no para de advertirla sobre el loco Mackenzie.

Lo sé. Me ha dado por leer libros románticos de época, pero es que uff... tienen una esencia de la cual carecen los actuales. 

Ian Mackenzie es el menor de los cuatro hermanos y un hombre metódico, inteligente. Es capaz de recordar cada palabra de una conversación, incluso de aquellas en las que parece estar en otro mundo. Sus años en el sanatorio fueron los peores de su vida, víctima de los típicos "tratamientos" que los médicos de la época utilizaban con los desdichados enfermos.

Me ha gustado su evolución. Es la primera vez que leo un libro cuyo protagonista es ásperger, y me ha parecido súmamente interesante. Sobre todo, porque la autora es muy hábil a la hora de ponerse en su lugar y deducir de qué forma actuaría. 

Ian nunca mira a los ojos de las personas, prefiere centrarse en otras partes del cuerpo como el pelo, las mejillas o, directamente, mirar a otra parte mientras habla con la persona en cuestión. Pese a ello, y pese a que está seguro de no poder amar, Beth será su puerta hacia el mundo, pues con ella podrá aprender a confiar y, lo más importante, a amar.

   -Te dije que no podría enamorarme -dijo él-. Pero tú ya lo has hecho.
A ella se le aceleró el corazón.
   -¿Lo he hecho?
   -De tu marido.
 Todo el mundo quería hablar de Thomas Ackerley.
   -Es cierto. Le amé muchísimo.
   -¿Cómo es esa sensación? -Sus palabras fueron un murmullo tan quedo que ella apenas pudo escucharlas-. Dime lo que se siente cuando se ama, Beth. Quiero entenderlo.

Resulta que el protagonista me ha enamorado. Pero eso ya es costumbre. Sabéis que los protagonistas masculinos suelen gustarme y llevarme de cabeza, y éste no se queda atrás. El loco Mackenzie os volverá locas, para qué decir más, porque detrás de todo lo que parece hay un hombre con ganas de entender el mundo y de ser partícipe de él.


Beth me ha caído muy bien, es perfecta para él. La pobre tiene un comienzo lleno de trompicones, porque después de heredar la fortuna de la señora Barrington, una anciana que la acogió cuando se quedó viuda, le llueven las ofertas matrimoniales. Al final, y alertada por Ian, romperá su compromiso, pero aunque desea pasar su vida tranquila, dedicada a ella misma, se verá obligada a estar cerca de él. ¿Pero quién no querría? 

Es súper curiosa, lo que le da juego al libro, porque gracias a ello iremos descubriendo la verdad sobre el caso de asesinato que el inspector Fellows tiene entre manos y en el que no duda en meter a los Mackenzie como culpables. 

Esto en particular le da el toque de misterio a la historia, en el que te encuentras haciendo conjeturas y pensando en quién es el verdadero culpable.

La forma de escribir de Jennifer Ashley (¿os dáis cuenta de que solo leo a mujeres? Os aseguro que no es premeditado) me ha encantado. Su talento para mantenerte pegada al libro con la incertidumbre de los asesinatos mezclado con el romance entre los protagonistas es innegable. Estoy deseando leer el resto de libros dedicados a los otros tres hermanos Mackenzie.

   -Lo recuerdo todo una y otra vez, como una melodía que no se interrumpe. -Beth le acarició la frente con suavidad, sus dedos duros bajo los de ella. Él la abrazó-. Cuando estás conmigo se detiene. Es como cuando sostengo una taza Ming; la toco, la acaricio y me olvido de todo. Nada importa. Contigo me ocurre lo mismo. Por eso te traje aquí, para que estés conmigo. Donde puedes conseguir que... todo... se interrumpa.

Los secundarios tienen un peso importante en la trama. Desde Curry, el ayudante de cámara de Ian, pasando por los hermanos Mackenzie, Hart, Cam y Mac, hasta Isabella (la mujer de Mac, cuyo matrimonio no se lleva especialmente bien y tengo muchísimas ganas de verlos juntos) y Katie, la ayudante de Beth. Incluso Fellows me ha caído en gracia. 

¿Lo que más me ha gustado del libro? El romance, las bromas de Beth, que tan raras le resultan a Ian, y el misterio.

En resumen, es un libro ágil, perfecto para esta época del año. Si te gusta el romance con toques eróticos y buenorros escoceses, mezclado con un poco de misterio e intriga, este es vuestro libro.

¡A mí, sin duda, me ha encantado!

¿Y vosotros, lo habéis leído?

¡Un beso, cuquinos!

Ailina Shebelle

martes, 29 de agosto de 2017

Volver, ¡por fin!

Bueno, bueno, mis amores ¡ya he vuelto! Ayer hubiera querido hacer esta entrada pero no pude, y ya que ahora tengo un ratito he dedicido sentarme para escribiros y contaros un poco cómo han ido mis vacaciones (YA SE HAN TERMINADO, DIOS POR QUÉ. Bah, no es para tanto).


Como pudísteis leer, tenía buenos planes para estos días de relax. Mi intención era leer, escribir, vaguear y disfrutar (resumen express). Sin embargo, y contra todo pronóstico (MENTIRA, sabía que pasaría) ni he leído, ni he escrito (bueno, sí, un mísero capítulo) y de vaguear y disfrutar... bueno, de lo primero sí, para qué engañaros, pero de lo último... No sé...

Ha sido un verano raro, por decirlo de alguna forma. Lo único emocionante es que, de un día para otro, decidí irme unos días a Granada, (y ni siquiera eso salió como esperaba).

Tenía ganas de volver a la rutina. Eso del síndrome post vacacional no lo he experimentado y no parece que vaya a hacerlo. De hecho, si había algo que necesitara más que nada era volver a casa y seguir con el día a día normal.

Os prometí que hablaría de la historia que tengo entre manos, pero he avanzado tan poco y hay tanto que quisiera mejorar que no sé si vale la pena... Aun así, os aseguro que a partir de hoy me pongo con ella a tope, porque (GRACIAS AL CIELO Y A TODOS LOS DIOSES) ya tengo mi rinconcito íntimo y personal para concentrarme.

Por supuesto, no me olvido de las lecturas. Echaré un vistazo a mi lista de pendientes para ver cuál escojo, aunque creo que lo tengo más o menos claro.

Con respecto al blog, he hecho algunos cambios. Para empezar, la cabecera. Es TAN cuqui y TAN perfecta para el blog que creo que he dado en el blanco. Más que nada porque quería que tuviera un toque romántico, ya que mis lecturas son básicamente de ese género. Lo de Love stories es un añadido que me ha parecido especial. Me gusta, ¿y a vosotros?

También he cambiado los colores (sabéis que soy muy dada a cambiarlos de vez en cuando), así como el fondo de las pestañas principales del menú, que con el color gris clarito y las letras blancas se quedan chachis. No son grandes cambios, pero son suficientes para que mi necesidad de ver algo nuevo por aquí esté cubierta.


Tengo intención de hacer un planning de entradas para que no sea tan monótono todo en plan "reseña, reseña y reseña". Pronto os diré en qué consistirá, aunque adelanto que quiero abrir esta temporada con alguna entrevista (que la sección la tengo abandonadísima).

¡Y de momento esto es todo, cuquinos! Ahora mismo me pongo a organizarme.

Mil besitos. Sed buenos y leed mucho.


Postdata: no sé si lo sabéis, pero el primer libro que escribí ("En Algún Lugar de tu Mente", se llama) está GRATIS en amazon, en versión digital. Hago el momento spam porque nunca os hablo de él y desde el día 27 de agosto lo tengo en promoción. En teoría ayer terminaba la oferta, pero parece que sigue (soy una NEGADA para amazon, en serio). Así que, si os apetece, ya sabéis. Éste es.

Love .