domingo, 20 de marzo de 2016

Reseña: "Placeres de la noche", de Sherrilyn Kenyon



Querido lector:
¿Alguna vez te has preguntado qué se siente al ser inmortal? ¿Al vivir noche tras noche persiguiendo a demonios que asesinan a los humanos? ¿Al tener riquezas infinitas y un poder ilimitado? Esa es mi existencia, y es oscura y peligrosa. Soy un héroe para miles de personas, pero nadie me conoce. Y me encanta vivir así.
O eso pensaba hasta la noche en que me desperté encadenado a mi peor pesadilla: una joven de aspecto conservador, vestida con una camisa… que en el caso de Amanda estaba abotonada hasta el cuello. Una mujer inteligente, fascinante, ingeniosa y que no quiere tener nada que ver con el mundo paranormal; es decir, conmigo.
La atracción que Amanda Devereaux despierta en mí va en contra de todas mis creencias. Por no mencionar que la última vez que me enamoré, no solo me costó la vida, sino también el alma. Y ahora, cada vez que la miro, descubro que quiero intentarlo de nuevo. Me empeño en volver a creer que el amor y la lealtad existen de verdad.
Y lo más desconcertante es que a cada momento me descubro preguntándome si existirá una mujer capaz de amar a un hombre con unas cicatrices tan profundas. Con un corazón que quedó destrozado a causa de una brutal traición que ni siquiera sabe muy bien si podrá latir otra vez.
Kirian de Tracia.

Hablar de esta novela en particular y de la saga Cazadores Oscuros en general, es hablar de mi "despertar" literario en muchos sentidos.

Siempre he disfrutado leyendo, y he leído muchos tipos de libros, pero ninguno me ha hecho sentir como lo hacen estos. 

Me hubiera gustado ir en orden y empezar con "Un amante de ensueño", (que ya lo he leído, ojo) pero la historia de Kirian fue el comienzo de una aventura imaginativa que dura hasta hoy para mí.

Ni qué decir que es la segunda vez (¿o tercera vez?) que lo leo. 

La novela trata sobre Amanda, una contable que pese a las excentricidades de su familia, quiere llevar una vida normal. Cosa imposible, primero por su ya mencionada familia y segundo porque todo parece tener que pasarle a ella.

De la manera más rara conoce a Kirian. Ambos se sentirán atraídos el uno por el otro irremediablemente, mientras un peligro común los acecha. 

El libro está plagado de situaciones que os arrancarán más de una sonrisa. El mundo de los cazadores oscuros es complicado, pero tiene su encanto en cada historia que Kenyon va creando.

Kirian es absolutamente irresistible. Y cuando os digo que es irresistible, creedme. Lleva a sus espaldas un pasado horrible, el cual le robó su confianza en los demás y la capacidad de creer en el amor. Hasta que llega Amanda.

Como antiguo comandante griego es calculador y bueno en la lucha, pero los sucesos que vive cuando aún es un humano le confieren un punto en su contra. Y es que es difícil huir de tu pasado y más cuando un daimon medio dios quiere matarte.

Amanda intenta por todos los medios entender cómo puede gustarle alguien que es tan parecido a todo lo que ella no quiere a su alrededor.


Juntos forman un equipo genial. Me encantan. Se complementan súper bien y las escenas más tórridas están impecablemente descritas. La autora tiene una manera muy especial de engatusar al lector para que acabe amando a todos y cada uno de los personajes.

Aunque, ¿qué voy a decir yo, siendo la fan que soy de Sherrilyn?

Y es que, ni el malo es tan malo, ni el bueno es tan bueno en sus novelas.

Los secundarios me encantan: Nick y su humor áspero con ese acento cajún, Talon con su atractivo siempre palpable, Aquerón como jefe absoluto (¡Aquerón, te quiero!)...

Acción, humor, intriga, amor y pasión. Todo ello metido en una coctelera que da como resultado uno de los mejores libros que he leído nunca.
Además, existen mangas dedicados a las aventuras de Aquerón y sus cazadores oscuros (ejemplo de ellos son las imágenes con las que acompaño la reseña).

Os invito a que descubráis la saga entera, porque no tiene desperdicio ninguno.

Ailina Shebelle ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por comentar! No te preocupes, ¡pasaré por tu blog a saludarte! :)