miércoles, 30 de marzo de 2016

Reseña: "Disfruta de la noche", de Sherrilyn Kenyon



Tabitha Deveraux es una mortal que representa una nueva generación de caza-vampiros que ha demostrado su valía sin tener que vender su alma a cambio. Ella se toma muy en serio su trabajo. Por desgracia, durante la pelea, hiere a Valerio, y decide llevarlo a su casa, a pesar de saber que se trata del principal enemigo de su cuñado, Kyrian de Tracia. Pronto descubre que la frialdad del cazador es sólo una fachada para ocultar su temor y dolor por el rechazo, y decide despojarle de la armadura que cubre su corazón. Sin embargo, los problemas de ambos no acaban más que empezar ya que tendrán que luchar contra el más letal de todos los daimons, que ha regresado de entre los muertos. ¿Podrá Valerio volver a confiar en alguien? ¿Se resistirá a la atracción que siente por una mujer que no puede ser más distinta a él y que además es familia política de un hombre que le odia? ¿Conseguirá la salvaje e indómita Tabitha sentar de una vez la cabeza? Y, sobre todo… ¿serán capaces ambos de arriesgar sus propias vidas y lograr que el amor triunfe sobre todos estos obstáculos?


Vale. Lo sé. Dije que iba a apartarme un poco de esta saga para seguir leyendo otros libros que, como ya os dije en mi anterior entrada, quiero leer.

Pero no pude resistirlo. La historia de Valerio me derrite por dentro, y por más que intenté ponerme con el libro que tenía pensado no lo logré.

Así que, aquí estoy, con el corazón a cien después de terminar esta preciosa novela.

A Valerio se le tacha de ser un tío estirado. En realidad, lo es, pero tiene sus razones para mantenerse en ese estado.

Como antiguo general romano, Valerio no tiene muchos amigos. El pobre, aunque de buen corazón, es víctima de los juicios que la gente hace de él sin conocerlo. Y es que, cada vez que en su vida intenta ayudar a alguien, la persona en cuestión acaba mal parada. 

Primero, su hermano Zarek, después la dulce Adripina. La injusticia que se cometió con esta última es una carga con la que lucha cada día desde que se convirtiera en cazador oscuro.

Una vez que se topa con Tabitha, la gemela de Amanda (esposa de Kirian, eterno rival de Valerio) su mundo se vuelve del revés. Y nunca mejor dicho. Tabitha es muy consciente del mundo que tiene a su alrededor. Era muy joven cuando conoció la existencia de los daimons y seres que rodean su vida. Así que, de entrada, su relación con Valerio no será problemática en ese aspecto. Todo lo contrario, el convencimiento de que esos vampiros están tan cerca de ella la hace salir cada noche a patrullar las calles y a matar a unos cuantos. Es toda una Buffy, cazavampiros. No les teme y, por lo que se ve en cada página de la novela, sabe defenderse muy bien sola.

El amor les llega de golpe y porrazo, incluso cuando ambos lo evitan. Ella sabe que debería odiar a ese hombre, pero se niega a prejuzgarlo. Con sus poderes empáticos, Tabitha siente que Valerio tiene como fachada esa tirantez de la que hace gala, y acaba conociendo al cazador del que tan mal se habla.

En este libro hay varias bajas. Es decir, muertes. Por este hecho, mis ojos se han inundado de lágrimas en más de una ocasión. No voy a hacer spoilers, tranquilos.

En la novela volvemos a ver a personajes como Amanda, Talon, Ash, Simi, Julian, o Artemisa, (la diosa foca). Nick tendrá un importante papel en esta ocasión.

Así también, Kirian tendrá que hacer frente a su pasado para poder tener un futuro; ver a Valerio *posible spoiler* (el abuelo de Valerio fue quien lo mató) hace que lo odie infinitamente, lo cual provocará incómodas situaciones para los afectados.

Zarek nos sorprenderá gratamente al final. A mí, sin duda, me ha dejado sin palabras.

Creo que es la novela más intensa, hasta el momento. Sin contar otras que me he dejado sin leer y que quedan pendientes (como la historia dedicada al lobo, Vane).

Tabitha y Valerio son la cara y la cruz. Son tan diferentes que nadie cree posible que surja algo más allá de lo carnal. 

Para mí, son increíbles juntos. Ella es tan fuerte, tan sentimental al mismo tiempo y está tan llena de vida, que cuando Valerio está a su lado no puede hacer otra cosa sino amarla. Con locura incluida.

Es verdad que los polos opuestos se atraen. ¡Ellos se complementan tan bien! Dejándonos escenas de lo más tiernas y divertidas.

No le hizo caso. Al contrario, la siguió hasta la cocina, la cogió en brazos y se la echó sobre el hombro.
   -¿Qué estás haciendo? -le preguntó ella con voz airada.
La dejó en la silla y la rodeó con los brazos para que no pudiera escapar.
   -Buenas noches, Tabitha. Yo estoy genial, ¿y tú?
   -Mosqueada contigo.
   -Siento escuchar eso. -replicó él, alzando una mano para acariciarle una mejilla-. Me he despertado con tu olor en la piel y debo decir que eso me ha puesto de un humor estupendo que me niego a que estropees.
Tabitha se derritió al escuchar esas palabras y al contemplar la ternura con la que la miraba.

Tengo que dejar de leer esta saga y seguir adelante, lo sé. Pero es que me apasiona tanto que cada vez que empiezo no puedo terminar. Me duran 2 días los libros, los devoro. 

No me queda otra que recomendaros que os sumerjáis en este mundo que es, cuanto menos, increíble.

Ailina Shebelle ♥

2 comentarios:

  1. Hola mi compañera de blog está en una lectura conjunta de la serie y le está gustando. Yo leí hace tiempo los primeros y también disfruté bastante pero luego me dio pereza continuar y los dejé estancados. Pero la escritora es muy buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Gracias por comentar. A mí la saga me encanta, aunque hay muchos que me faltan por leer. En general, me gustan mucho.

      Un abrazo.

      Eliminar

¡Gracias por comentar! No te preocupes, ¡pasaré por tu blog a saludarte! :)